Ubrique contexto histórico

Contexto de Ubrique

Ubrique está situado en el declive o falda occidental de una alta sierra, teniendo otra contigua, llamada del Benalfís por el norte, y por el oeste, un cerro poblado de olivos, según nos indica Madoz en su Diccionario publicado en el año 1849. Ubrique se halla dentro de una zona montañosa y es, por ello, por lo que presenta una situación de aislamiento, si bien, por entonces, se había convertido gracias a su industria de piel, en el crisol de todos los pueblos de su alrededor.

Sus comunicaciones eran deficientes, pues, en primer lugar, carecía y ha carecido siempre de un trazado ferroviario y, en segundo lugar, sus accesos ofrecían graves inconvenientes. Por todo ello, la carretera tenía y sigue teniendo una funcionalidad clave al ser el único medio de transporte terrestre que puede unir Ubrique con otros núcleos de población, tales como Sevilla o Cádiz. Bien es cierto que Ubrique, por esos años, mantenía mejores relaciones, a nivel general, con Sevilla que con su propia capital, Cádiz, ya que con la primera ha tenido desde siempre mejores comunicaciones, y el ubriqueño ha encontrado en ella todo lo necesario. La relación con Cádiz se circunscribía a los trámites burocráticos y oficiales y puede añadirse, como dato significativo de lo expuesto, que hasta principios de 1977, Ubrique no dispuso siquiera de una línea de autobús directa con su capital.

Además, y teniendo en cuenta el aislamiento mencionado, desde el punto de vista del desarrollo económico, el análisis de la población reviste una importancia fundamental, toda vez que, considerada aquélla como factor productivo, su cuantificación y descripción es punto de partida imprescindible en orden a conocer el capital humano con que cuenta esta zona geográfica. Por otro lado, el componente demográfico puede ser considerado como condicionante básico del crecimiento económico, en cuanto que la estructura y volumen de una población representan la capacidad receptiva o consuntiva de bienes y servicios y, ayudan, pues, a determinar los niveles que deben alcanzarse para lograr un determinado estadio de desarrollo.La industria de la piel de Ubrique es la que ha modelado la población y la causante de que Ubrique fuese el pueblo de la provincia de Cádiz que registrase el mayor índice de crecimiento en la década de los sesenta.

Concretamente, a título de ejemplo valgan los siguientes datos:

Año Habitantes Crecimiento Anual Crecimiento Intercensal
1960 9.669 2,20 % 68,47%
1970 13.320 3,17% 132,09%
1975 14.751 1,21% 51,77%

De estos datos se desprende que el crecimiento vegetativo en Ubrique era pequeño, al igual que hoy, y si en la década de los sesenta la población creció bastante se debió a las buenas condiciones de trabajo que la villa ofrecía, produciéndose una fuerte inmigración de pueblos limítrofes, principalmente de la sierra gaditana o malagueña que son los que ocupan un mayor porcentaje, al tratarse de pueblos poco industrializados en aquellos momentos. Sin embargo, a partir de 1970, aunque la población continúa creciendo, ya lo hace en menor escala y ello se debe a que la industria de Ubrique está saturada, demográficamente hablando.

En estas condiciones era lógico pensar que Ubrique necesitase un Instituto, puesto que, como bien dice el que ha sido  Director del IES «Nuestra Señora de los Remedios» durante muchos años, D. Juan Coronel Reguera, «muchas vocaciones fueron truncadas por falta de recursos económicos». Ello era así, puesto que los jóvenes que quisiesen hacer el Bachillerato, como paso previo a la Universidad, tenían que realizar sus estudios lejos de la población en «régimen de internado» y así, colegios como los de Ronda, Utrera o Sevilla principalmente se nutrieron con anterioridad a 1964 de alumnos de Ubrique, siempre que sus padres pudiesen costear los mismos.En suma, hasta el año 1967 funcionó el Colegio Libre Adoptado, tutelado, casi en su totalidad por el Ilustrísimo Ayuntamiento de Ubrique. Este tutelaje se mantuvo cuando el Colegio Libre Adoptado se convirtió en Centro Homologado «Nuestra Señora de los Remedios».